Marcos de Análisis para la Resiliencia

Desde marzo de 2014, Interpeace lanzó el proyecto Marcos de Análisis para la Resiliencia, como un proceso para explorar los mecanismos a través de los cuales las personas enfrentan las situaciones conflictivas en las que viven. A través de ese proyecto, Interpeace buscaba abordar la contribución que hace la perspectiva de resiliencia a la construcción de paz con base en los principios y valores fundamentales para la organización: la participación amplia de los actores involucrados en la problemática, la incorporación de su voz y su apropiación de los procesos como base de la legitimidad y sostenibilidad necesarias para la consolidación de la paz.

Debido a la tendencia a definir la resiliencia desde perspectivas externas y, en la mayoría de los casos, ajenas a los contextos y poblaciones en donde se persigue trabajar, el objetivo general de Marcos de Análisis para Resiliencia es contribuir al debate global sobre este tema a partir de la perspectiva de los actores locales y la identificación de lineas de acción que deriven de procesos participativos en países diversos. Es en ese marco que este proceso se implementó simultáneamente en tres países: Timor Oriental, Liberia y Guatemala, con el objetivo de profundizar el debate a través de la comparación de tres experiencias de casos diferentes.

El proyecto en Guatemala aporta a este debate global sobre resiliencia y construcción e paz desde la experiencia de una sociedad que después de 20 años de firmada la paz continúa caracterizada por tener un Estado débil y la persistencia de dinámicas conflictivas y violentas que se han ido adaptando y redefiniendo a lo largo de los años. Esto provee una perspectiva diferente a la de los otros dos países, en los cuales se está desarrollando este mismo proceso en contextos más próximos al inmediato postconflicto.

Concretamente, el proceso participativo propuesto por Interpeace para Guatemala persigue identificar y analizar diferentes factores de resiliencia derivados de las formas en que la sociedad y sus instituciones enfrentan los efectos de la conflictividad y sus manifestaciones violentas. Este objetivo se implementó por medio de un amplio proceso participativo a partir de la adaptación que hace Interpeace de la metodología de Investigación Acción Participativa (IAP).

Desde esa perspectiva, el proceso participativo impulsado fue un espacio de búsqueda de consensos entre los actores. El diálogo no fue un objetivo en sí mismo, sino el mecanismo a través del cual se buscó la convergencia de los actores en torno
a problemáticas colectivamente identifi cadas.

La metodología implicó la consecución de diversas fases complementarias: fase exploratoria, fase de consulta, fase de implementación de la IAP (grupo nacional de proyecto y grupos temáticos de trabajo) fase cuantitativa (implementación de una encuesta nacional) y fase de evaluación y seguimiento del proceso.