Interpeace comparte experiencias en el I Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz

28 abril, 2017

“La única solución que nosotros encontramos es el diálogo con los grupos vinculados a las dinámicas de violencia, como el mecanismo para transformar las ciudades”. Con esta frase Ana Glenda Tager, Directora de Interpeace para Latinoamérica concluyó su intervención en el I Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz, que se llevó a cabo ente el 19 y 21 de abril, en Madrid.

Este evento surgió como una iniciativa de las alcaldesas de Madrid y París, Manuela Carmena y Anne Hidalgo, y tenía como objetivo reflexionar junto a los jóvenes acerca los retos que tienen las ciudades para convertirse en lugares de paz y convivencia. Además, pretendía conocer, visibilizar, compartir aquellas experiencias, muchas veces desconocidas por su incidencia territorial pequeña, pero que han demostrado valor a la hora abordar la violencia urbana en alguna de sus facetas.

La metodología del evento, buscaba traspasar los formatos tradicionales, por lo cual, no solamente hubo plenarias de grupo, sino a su vez, creó espacios paralelos de discusión entre los participantes, a través de mesas de diálogo y talleres de temas relacionados con la paz. En estos espacios Interpeace también participó con el Taller “Enfrentando la violencia y la exclusión: la Barras en Centroamérica”, en el cual Melbin Cervellón, líder de una de las barras deportivas más grandes de Honduras, contó su experiencia en las capacitaciones de periodismo desarrolladas en el marco del proyecto “Periodismo, juventud y deporte por la paz”.

Con una asistencia total de 3.500 personas, procedentes de 70 países, y alrededor de 350 experiencias, el foro exhortaba a los gobiernos nacionales a estrechar la colaboración con los entes locales de forma que se pudiera supervisar y cumplir los tratados internacionales, las leyes y demás mecanismos que garanticen el cumplimiento de los derechos humanos y que ayuden a prevenir las violencias urbanas.

Además, alentar y fomentar iniciativas que den respuesta a las distintas caras que la violencia muestra en los núcleos urbanos y que se visibilizaron en las distintas mesas y plenarias del encuentro. Siempre desde una óptica que quiere alejarse del enfoque simplista de la “persecución y el castigo” y persigue ahondar en las causas. Como lo refería la Directora de Interpeace: “se debe escuchar y entender la lógica, el lenguaje y los significados que los jóvenes le dan al hecho de pertenecer a una Barra deportiva, que no es necesariamente la recurrencia a la violencia, sino sentirse parte de una familia”.