Periodismo, juventud y deporte por la paz en Honduras

15 diciembre, 2016

Honduras es uno de los países más pobres de América Latina y, al mismo tiempo, uno de los más violentos del mundo de acuerdo al número de homicidios registrados anualmente. En ese contexto de fragilidad institucional, desigualdad, altos índices de pobreza, corrupción e impunidad, existe sin embargo un evento que despierta la ilusión y esperanza de la sociedad hondureña: el fútbol. Para la sociedad hondureña, el fútbol es una pausa de 90 minutos de felicidad en medio de décadas de anomia.

En sociedades en donde no existen mecanismos institucionales y sociales para la transformación de conflictos, aquella violencia que comienza por la natural rivalidad entre dos equipos de futbol, puede trascender los límites del estadio y convertirse en un problema social.

Honduras barras por la paz 2

Estadio en Honduras. Crédito: Interpeace

Ejemplo de ello es la violencia relacionada con las barras deportivas en Honduras. Estos grupos de jóvenes aficionados a un equipo local de fútbol, víctimas a su vez de exclusión social y falta de oportunidades, y que han cifrado sus esperanzas e identidad en torno al apoyo que le brindan a uno u otro equipo, transitaron de la rivalidad natural entre sus equipos a enfrentamientos violentos en las calles. La violencia entre las barras evolucionó de peleas y golpes en los estadios a abiertos enfrentamientos armados que se trasladaron al seno de sus propias comunidades.

En contextos como el hondureño, las agrupaciones juveniles (pandillas, maras, barras deportivas y escolares, grupos de rock u otras formas de agrupación juvenil) representan un mecanismo de cohesión, identidad y solidaridad que se fortalece y radicaliza debido, por un lado, a la excesiva violencia ejercida por otras formas de asociación e integración social (escuela y familia) y, por otro, a la acción represiva de agentes del Estado (policía).

Interpeace y las barras deportivas en Honduras

En febrero de 2014, Interpeace inició el proyecto “Protagonismo juvenil en Honduras: barras deportivas por la paz” con apoyo de la Fundación Berghof. A través de este proyecto, Interpeace trabajó en el fortalecimiento de las capacidades de los líderes de las dos principales barras en el país, la Ultra Fiel y la Revolucionarios, para abordar conflictos en formas no violentas y creativas. Adicionalmente, Interpeace contribuyó a construir una percepción positiva de las barras como actores relevantes para la construcción de la paz en Honduras. Para alcanzar este objetivo, Interpeace implementó un programa de formación en temas relacionados con transformación de conflictos, cultura de paz y mediación con jóvenes integrantes de ambas barras en Tegucigalpa, San Pedro Sula, la Ceiba y Choluteca, con el objetivo de que los jóvenes participantes contaran con las herramientas necesarias para convertirse en agentes de cambio a favor de la no violencia y la paz en el país.

Honduras barras por la paz 3

Miembros de las barras en Honduras. Crédito: Interpeace

 Periodismo, juventud y deporte por la paz en Honduras

En Honduras, los jóvenes barristas han sido víctimas de estigmatización y criminalización por pertenecer a la barra. Ello se agrava por el hecho de que el futbol es una de las actividades en el país a la que se le presta mayor atención mediática. De modo que los barristas se encuentran permanentemente en el ojo público, aunque se les asocie menos con el deporte y más con la violencia.

Como parte de los esfuerzos por profundizar el trabajo iniciado con “Protagonismo juvenil en Honduras: barras deportivas por la paz”, a partir de noviembre de 2016, Interpeace ha comenzado el proyecto “Periodismo, juventud y deporte por la paz en Honduras”. En alianza con Free Press Unlimited y el diario digital centroamericano El Faro, el objetivo del proyecto es contribuir a la transformación no violenta de conflictos  a través del cambio de percepciones y la reducción de la estigmatización de los jóvenes en Honduras.

El proyecto “Periodismo, juventud y deporte por la paz” buscará contribuir a que jóvenes integrantes de las principales barras deportivas hondureñas se conviertan en agentes de cambio a favor de la no violencia y la paz en el país. Además, el proyecto persigue estrechar lazos entre las barras deportiva y la prensa hondureña para favorecer narrativas alternativas, que se enfoquen en la comprensión de las causas de la violencia y contribuir a cambiar de manera positiva la percepción que el público tiene de la juventud marginalizada. Escuchar la voz, la dimensión humana, el relato de los jóvenes inmersos en ciclos de violencia, es un paso imprescindible para la construcción de la paz en Honduras.

Honduras barras por la paz 1

Estadio en Honduras. Crédito: Interpeace